Meditación Ofertorio

Me pongo en tus manos

    DO           LAm     FA     SOL 
Me pongo en tus manos, ¡Oh, Señor!
       DO           FA SOL    
te entrego toda mi vida. 
 FA      SOL      DO      LAm 
¡No me sueltes, nunca, Señor!         
FA              DO MIm           REm  SOL 
Mi fuerza eres Tú,    y mi alegría.  

DO 
Tú que fuiste obediente hasta la muerte.                    
DO7                        FA 
Tú que fuiste el testigo fiel,     
   REm                        SOL 
enséñame a cumplir hoy mi promesa,      
   FA         SOL             DO   SOL 
enséñame a decirte siempre "Amén".  

Tú no has venido a ser servido. 
Tú te hiciste esclavo por amor, 
dame un corazón grande y sencillo, 
dame un corazón de servidor.  

Guarda entre tus manos mi pobreza, 
guía mi camino con tu luz. 
Quiero estar de pie junto a María 
abrazando el leño de la cruz.  

Tú me has consagrado desde niño 
para ser ministro de tu altar. 
En el corazón de la Iglesia, 
sea un instrumento de tu paz.
			  

Video relacionado

50% Complete