María

Salve, oh Reina

SIm               LA           SIm
Salve, oh Reina, dulce madre nuestra,
         SOL    LA    FA#m     SIm
toda bondad, toda clemencia, amor;
          SOL        LA           RE   SIm
/a tí, gimiendo, el hombre se confía,
          SOL        LA     SIm          
sola esperanza al humano dolor./ (bis)

Vuelve a nosotros tus divinos ojos,
llenos de amor y de serena luz 
y muéstranos, después de este destierro
la casta flor de tu seno: Jesús.
			  

Video relacionado

Audio relacionado

50% Complete